Conoce a Blanche
Tarot Numerología Feng Shui Astrología Parejas Eventos Lectura en Línea
 

Feng Shui en la estructura y forma del hogar

La arquitectura de su casa y las características del paisaje que la rodean, ejercen una profunda influencia en el patrón de la energía chi de su hogar, y pueden afectar favorable o desfavorablemente en muchos aspectos de su vida.

La disposición física de una casa determina la manera en que la energía chi fluye a través de ella y afecta a todos sus habitantes. Además los materiales empleados para construir sus muros afectan la velocidad del flujo de la energía chi y el ambiente que reina dentro de ella y a su alrededor.

Para el Feng Shui, los mejores materiales de construcción son aquellos que permiten fácilmente la entrada de la energía chi. Por ello es importante que  la estructura de los mismos esté libre de humedades, ya que entorpecen el flujo de la energía chi, creando pozos de energía estancada.

Las superficies yang suelen acelerar el flujo de la energía chi y se emplean típicamente en las edificaciones comerciales. En oposición, las superficies yin relentizan este flujo y se encuentran más a menudo en los hogares.

Madera:

Es el material de construcción más yin ya que procede los árboles, por lo que según el Feng Shui está más “viva” que otros materiales. Las maderas oscuras y resistentes como la caoba son más yang, y las más claras y suaves, como el pino, son más yin.

Bloques de hormigón:

Es un material moderno muy común, semejante al ladrillo, pero más yang. Los edificios de hormigón suelen estar recubiertos de cemento por fuera y yeso por dentro. Estas superficies aceleran el flujo de energía chi.

Piedra:

Dura como el granito es más yang que la caliza. Los muros de piedras irregulares dispersan la energía y, dentro de la casa, hacen rebotar el chi en todas direcciones e impiden que se estanque. En una casa de piedra, las puertas y las ventanas deben ser de gran tamaño, para permitir que el chi entre más fácilmente.

Ladrillo:

Hecho de barro, es ligeramente poroso y menos duro que las piedras. Por lo tanto, más yin. Si se deja a la vista dentro de la casa, relentiza el flujo de energía chi y contribuye a que se estanque en los rincones. Una capa de yeso suaviza la superficie y contribuye a equilibrar la circulación de energía.

Vidrio:
Plano, duro y brillante, reúne cualidades yang. Sin embargo deja entrar el chi en casa a través de la luz y del calor. Las grandes superficies de vidrio aceleran el flujo de energía alrededor de una edificación. En casas residenciales  y para relentizar la circulación del chi, se aconseja colocar plantas y cortinas cerca de las ventanas grandes.

Materiales sintéticos:

No son buenos conductores de energía chi (muchas bolsas de plástico están cargadas de energía estática y nos aíslan del flujo de energía chi a nuestro alrededor). Salvo que resulten muy prácticos, se recomienda evitarlos.