Conoce a Blanche
Tarot Numerología Feng Shui Astrología Parejas Eventos Lectura en Línea
 

Feng shui en la cocina

En las culturas más tradicionales, la cocina tiene una importancia vital para la salud y el bienestar de la familia; incluso podría considerarse un lugar sagrado. De manera similar, nuestras abuelas y madres nos regañaban cuando nos entrometíamos en su espacio, ensuciando el suelo o jugando con la comida y las ollas. La persona que cocina es la responsable de alimentar a la familia, y en los alimentos tienen su origen la sangre y el chi. En el Feng Shui tradicional la cocina estaba separada  del resto de la casa, para protegerla de travesuras y del tráfico general. Cocinar, es sin lugar a dudas, una de las expresiones más elevadas del amor, y  la cocina tiene que ser un espacio en que se pueda crear la salud de la familia en paz y tranquilidad.

Por ello, en la cocina no puede haber fugas de chi. Una fuga de chi, por ejemplo, sería tener la cocina en línea con la puerta delantera y con la trasera. La cocina tiene que ser un lugar en donde quien prepare los alimentos se encuentre retirado y libre de las distracciones, por lo que lo ideal sería que estuviese lo más lejos de la puerta. Si por la estructura de su vivienda no puede hacerlo, ponga un espejo que la refleje situado de tal forma que el cocinero (a) pueda verla. Recuerde que la energía chi entra por las puertas y las ventanas y que también se disipa con ellas. Evite tener el fogón frente una ventana, la posición ideal es al lado de ésta. Fíjese en que lugar se ubica normalmente el cocinero (a) para evitar que se halle en medio de un chi cortante, como el que produce los bordes puntiagudos de los bordes de la mesa  u otros muebles. Otra fuente de chi cortante es la campana extractora de humos.

Desde los orígenes de la civilización hemos cocinado con fuego, y la versión moderna de esta llama es el gas. La llama es la expresión total de la energía del fuego, y como tal, representa  el microcosmos de gran parte de lo que compone el chi de nuestra vida: el sol. En otras palabras, cuando cocinamos estamos poniendo un poco de sol bajo los alimentos.

Existe la posibilidad que en la cocina exista un choque entre los elementos fuego y agua. Según el Feng Shui, no es aconsejable que el agua y los fogones estén opuestos o contiguos. En este contexto el agua no es solo el lavaplatos sino también el refrigerador y la lavadora. Si es inevitable, la solución más lógica es buscar una nueva ubicación de los elementos, pero si es del todo imposible hacerlo, utilice la fuerza mitigadora del elemento madera/árbol entre ambos aparatos, ya sea como una foto o pintura, o como una planta viva. Otro remedio es introducir el color verde en la zona.

En la actualidad, tiende a comerse en el mismo lugar que en que se cocina. Esto parece bastante lógico, ya que se trata de una de las piezas más cálidas y, si se organiza bien, la zona de comer puede aportar una gran armonía y comunicación dentro de la casa. Ahora piense en las personas que comen en una cocina estilo americana, en sillas sin respaldo, en mesas de cocina tipo barra y de cara a la pared. Esta ubicación estimula la prisa por comer y la incomunicación. En cambio, una decoración en la que haya una mesa estable y preferiblemente redonda, con sillas cómodas, fomenta la comunicación y la concentración.