Conoce a Blanche
Tarot Numerología Feng Shui Astrología Parejas Eventos Lectura en Línea
 

Luz y sombras en el Feng Shui

La energía chi entra en tu hogar directamente a través de la luz solar. La forma de la casa puede afectar este proceso, pues determina cuanta luz recibe durante el día. El tamaño, la posición y el número de las ventanas también son factores de relevancia. Si algún sector de la casa carece de luz durante casi todo el día, existe un alto riesgo de que se creen humedades y se estanque la energía chi.

Si una casa en L está orientada en cierta posición, una sección de ella permanecerá a la sombra durante casi todo el día. Si un edificio tiene un recorte en el costado norte, las paredes correspondientes tampoco recibirán el sol. Por contraste, si la abertura del recorte está de cara al sol, el área se convertirá en una “trampa solar” y atrapará grandes cantidades de energía yang, dinámica y favorable.

Los costados más largos de una casa reciben más sol, y su orientación determina la luz solar que predomina en tu casa, al igual que el tipo de energía chi predominante. Si los costados largos están orientados hacia el este y el oeste, tu casa recibirá sobre todo la luz del amanecer, salvo que tenga pocas ventanas o esté a la sombra de otra edificación. El amanecer llenará tu vida de energía para embarcarte en proyectos nuevos y contribuirá a que anticipes el futuro con optimismo. El atardecer, por su parte, relajará este ambiente de actividad, y llegada la noche te sentirás más alegre y romántico.

Los pisos que dan cara al norte reciben muy poca luz solar y, a menudo, son lugares fríos y un poco cavernosos. En ellos, la energía chi suele estar estancada y son frecuentes las humedades. Los habitantes de estos lugares pueden verse agobiados por la soledad, el aislamiento, la frustración profesional, la perdida de vitalidad, la depresión y la mala salud.

Si tu hogar está orientado en esta dirección, explora alternativas para atraer la energía chi. Coloca una claraboya o abre nuevas ventanas al sur, si está dentro de las posibilidades. En caso contrario, plantéate construir una chimenea, mantén velas encendidas (sobre todo en el noreste), pon plantas (quizá tengas que usar ampolletas para que crezcan) y mantén las habitaciones despejadas. También puede ser útil poner suelos de madera, colgar espejos y colocar campanillas de cristal en el oeste, el noroeste y el norte de tu casa.

La luz del sol trae energía chi a tu casa. A medida que el sol recorre el cielo, entra por distintas ventanas y brilla en distintas partes de  tu hogar. Si no recibes luz solar, la energía chi puede estancarse y entorpecer la aplicación de los consejos del Feng Shui. La posición de tu casa puede ser la causa, al igual que el número y posición de las ventanas. Si viven en medio de edificios altos, estos pueden bloquear la luz y obstruir el paso de la energía chi.

A la hora de comprar o arrendar una casa, es importante establecer como le afectan las sombras. La ubicación de las construcciones cercanas es determinante, junto con su altura. Un edificio situado al este o al oeste probablemente de hará sombra, poruqe el sol está más bajo en estas direcciones y proyecta sombras más largas. No importa que no sea demasiado alto o que se encuentre a una distancia prudente. Por contraste los edificios ubicados en el sur proyectan sombras más cortas, pues el sol está en lo alto del cielo en este punto cardinal.

En el hemisferio norte, los edificios situados al norte de tu casa no proyectarán sombras sobre ella. En nuestro caso, en el hemisferio sur, despreocúpate de los que están situados al sur, pues tampoco te harán sombra.