Conoce a Blanche
Tarot Numerología Feng Shui Astrología Parejas Eventos Lectura en Línea
 

Los Cinco Elementos del Feng Shui

El concepto de los cinco elementos es una reelaboración del principio del yin y el yang. En lugar de dos tipos de energía chi, ahora tenemos cinco: la madera, el fuego, la tierra, el metal y el agua.

Cada uno de los cinco elementos describe un tipo de energía chi y corresponde a una dirección particular que se establece según la posición del Sol en las distintas épocas del año. El año chino se divide en cinco estaciones, a diferencia de las cuatro occidentales, y la estación adicional, entre el verano y el otoño, se conoce como otoño temprano o verano tardío.

Ahora bien,  los cinco elementos están asociados con cinco coordenadas diferentes, que corresponden a distintos momentos del ciclo solar. Así, por la mañana, el sol se eleva por el este, colmando este costado de tu casa con la energía de la madera. Al paso de las horas, se desplaza hacia el sur e irradia esa área con la energía chi del fuego. Más tarde empieza a declinar, y el chi más sosegado de la tierra se asienta en el centro y en el suroeste. Al atardecer, el oeste se carga con la energía introspectiva del metal y, durante la noche, la energía chi del agua fluye en el norte.

Los cinco elementos también están presentes en el hogar en "estado puro". La energía de la madera se encuentra en los muebles, el papel y las plantas; el fuego arde en la cocina, la chimenea y las luces; la tierra se esconde en la porcelana, el barro cocido y el yeso, y el metal en los objetos de hierro, plata y acero inoxidable. El agua fluye a través de los lavados, inodoros, acuarios y estanques.

Los cinco elementos están asociados con  distintas formas, colores y materiales que se pueden usar  al construir o decorar su casa.

El papel con rayas verticales llama a la energía ascendente de la madera. Un grabado de una estrella puede hacer crepitar la energía chi del fuego en el dormitorio. Los diseños horizontales asientan el chi de la tierra, haciendo del cuarto de estar un lugar mucho más acogedor. Las formas redondeadas suelen potenciar la energía completa y plena del metal. Los diseños oscilantes o irregulares dejan fluir el agua y convierten su hogar en un remanso de paz.

Las paredes, los techos, los suelos y el mobiliario pueden elegirse también por el color. El negro, el rojo y los colores fuertes suelen crear efectos duraderos aunque apenas cubran una pequeña superficie, como por ejemplo un pequeño jarrón de flores rojas. El material del que están hechos los muebles también afectará la energía de su casa.

Como puede apreciar, en el Feng Shui no hay nada dejado al azar, todo lo que nos rodea transmite energía y para poder potenciarla a nuestro beneficio es que este arte se hace presente.