Conoce a Blanche
Tarot Numerología Feng Shui Astrología Parejas Eventos Lectura en Línea
 

Cuando nos enamoramos de alguien que no está interesado

Una dura experiencia es el enamorarse de alguien que no está interesado, pues nos obliga a tener que desechar nuestras ilusiones, nuestros anhelos y a luchar contra algo tan hermoso como nuestro propio amor.

A veces en un lugar inesperado o a veces intuido, nos topamos con una persona especial, alguien diferente, que nos muestra otro sentido de belleza y de felicidad. Y sentimos que podemos mostrarle a esta persona lo que somos abiertamente, y que nuestra contraparte logra percibirnos, sentirnos y tocar nuestro ser de una manera nueva, que nos lleva a soñar e imaginar lo hermoso de la vida, del cielo, y de nosotros mismos. Y todo se llena de amor por un instante, hasta que repentinamente, el derrumbe, el rompimiento, y la desesperanza caen ante las palabras duras que nos devuelven bruscamente a un aterrizaje forzoso en la realidad, el cual muchas veces deja heridas que largo tiempo toman en sanar. Un amor que simplemente no pudo realizarse.

Y es principalmente cuando llevamos un largo tiempo esperando, cuando conocemos a alguien que parece enviado por el universo, que al parecer encaja a la perfección, demasiado bien en realidad... y que nos hace pensar que finalmente es nuestro turno de amar, que el desengaño es más fuerte que nunca, cuando nos damos cuenta de que no somos correspondidos.

Sin embargo en estos momentos es cuando debemos ser fuertes, y pensar en que esta experiencia, aunque dura, nos ha servido para varios objetivos:

  • Conocernos más a nosotros mismos: Esa experiencia de amor, aunque efímera, sigue siendo un recuerdo que seguirá siempre con nosotros, mostrándonos lo que pudimos entregar y sacar de nosotros mismos en aquél momento.
  • Entendemos mejor lo que buscamos de una pareja: Analizando lo que despertó el amor en nosotros, nos conocemos mejor a nosotros mismos, y podemos entender lo que buscamos y nos hace falta.
  • Aprender a fortalecer nuestra autoestima a pesar del dolor: Aunque nos preguntaremos mucho por qué no resultó, y caigamos en culparnos a nosotros mismos, no debemos nunca perder el amor a nosotros mismos, y al contrario, apreciar lo que somos, y fortalecernos en nuestras cualidades positivas.
  • Mirar hacia el futuro: La vida muchas veces es dura, pero el recordar que no podemos quedarnos atrapado en este momento duro, que ya pasará, que el tiempo curará, sin dejarnos caer en la depresión ni la angustia, nos hará enfrentar mejor otras situaciones dolorosas.

No todo está perdido, aunque esta vez no haya resultado, el universo tendrá para nosotros lo que necesitamos, solo debemos tener paciencia y no dejar de luchar, de creer y de seguir creciendo cada día.