Conoce a Blanche
Tarot Numerología Feng Shui Astrología Parejas Eventos Lectura en Línea
 

LOS ARCANOS MAYORES: EL LOCO

El tarot es un sistema filosófico excelente para poder decodificar los mensajes que nos entrega nuestro YO interno. Facilitando el ingreso al inconsciente profundo del consultante, para así entender el pasado, presente y futuro, los problemas, las alegrías, las dificultades que atraviesa, como también nos permite una visión más amplia de nuestra situación, con el fin de  poder llegar a la solución más adecuada.

Cada Arcano (carta del tarot) nos enseña, nos guía, marcándonos el rumbo y nos muestra el espiral ascendente que todos estamos destinados a cruzar para lograr el crecimiento espiritual. 

Como  se mencionó en artículos anteriores  el Tarot se divide en 22 arcanos mayores y 56 arcanos menores. Es momento de tratar cuáles  son los arcanos mayores y sus características. Ahora bien, hay que tener presente que no deben tomarse las descripciones de dichos Arcanos “al pie de la letra” ya que el espectro de posibilidades que nos ofrece la interpretación de ellos es tan amplio como circunstancias pueda haber en nuestras vidas, la interpretación correcta de los mismos queda en las manos del Tarotista (el operador) que puede leer lo que las cartas nos dicen con claridad.

Si los arcanos mayores representan un ciclo en la vida del ser humano, la carta de El loco representa el inicio y el final de cada ciclo. Representa la situación de búsqueda que se da al inicio de un ciclo y tras su conclusión. Ése puede ser uno de los motivos por los que no tenga número, y por eso también algunos lo sitúan al inicio del grupo de los arcanos mayores, y otros al final. El loco representa un ser que vaga despreocupado y sin rumbo, con indiferencia, indolente. Toda su dejadez viene representada por el precipicio que se suele dibujar junto a sus pasos y el perro que le muerde y le desgarra la ropa. No entiende de convencionalismos, ni de formas, ni de costumbres. Anda en libertad, desapegado de lo convencional, como refleja su vestimenta despreocupada y el que su equipaje sean tan solo su pequeña bolsa y sus ideas. A los ojos de todos anda sin rumbo, perdido, sin ideas. Pero él es consciente de eso, y por ello va dibujando su propio rumbo sobre la marcha, abriendo nuevos caminos, en la dirección que marca su intuición, al margen de lo establecido. Está perdido, y esa falta de orientación es al mismo tiempo su obstáculo y su guía. Se le puede considerar un loco por atreverse a acometer su aventura él sólo, una aventura que se sale de convencionalismos, sin ayuda de nadie, al margen de todo.

Es la carta de los que están empezando una nueva etapa, sumidos en la incertidumbre por lo que el futuro les pueda deparar. Pueden tener claro qué desean alcanzar, aunque no sean capaces siquiera de describirlo. Puede representar una persona que constantemente pare nuevos proyectos, o que ahora mismo está sumida en uno. Es la carta del inicio: una nueva actividad, una nueva relación, una asociación... Aunque también podría ser alguien demasiado soñador, sumido en una ilusión. Podría referirse a alguien con muchas ideas pero que no concreta nada, que no se termina de definir, que no tiene objetivos claros. Una persona con energías, metida en un proceso de cambio profundo, de relanzamiento, de recomienzo, de evolución. Una persona extravagante, un creador, un artista, alguien que rompe continuamente con los convencionalismos. Un genio, alguien brillante.

Muestra libertad, espíritu intenso. Alguien impulsivo e imprevisible, impetuoso, volátil. También inocencia, candidez, pureza, el ser no contaminado por el mundo real, el niño que llevamos dentro, alguien auténtico y sano. Además, en lo que respecta a las situaciones del consultante, podría anunciar una mejoría general, la superación de las dificultades, un crecimiento, curación, progreso, la superación de una situación y el reinicio de la marcha, buenas perspectivas. Por otra parte, esa búsqueda al margen de todo puede también indicar despreocupación (quizás excesiva), irresponsabilidad. Una actitud poco conveniente. El loco puede representar una vida desordenada y sumida en el caos; una vida depresiva o totalmente pasiva, abandonada a su suerte, indiferente y vacía. Una persona irracional, incoherente, que obra de forma totalmente irresponsable.


Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

Feng Shui en el hogar

Las mejores energías con
objetos traidos de todo el
mundo. Vive una vida más
tranquila y feliz junto a tu
familia.

Más aquí >>